viernes, 12 de septiembre de 2014

Enamorándome



Te miraba
y tus ojos y tu risa
me hablaban de amor.
Mi corazón se sobresaltaba 
corría más de prisa.
No era tuyo,
pero te miraba
enamorándome.
Yo no era tuyo,
pero al mirarte
ya era tuyo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario