lunes, 3 de febrero de 2014

La vida se enamora de ti

La vida 
se enamora de ti,
te abraza,
te hace bella.
Adoro
cada gesto, 
cada mirada,
cada día tuyo.
Te miro enamorado.
Vivo en este amor ardiente
que crece en mí,
que me abraza,
que me envuelve,
que me asfixia.
Te miro enamorado,
pero sé 

que nunca nunca
mi amor 
alumbrará tus noches.

sábado, 1 de febrero de 2014

Pecado sería no pecar

Pecado sería no pecar:
irse directo al cielo sin siquiera haber probado la vida
no intentar morder una manzana prohibida
o no desear la mujer del prójimo
o peor no hacerla feliz siempre que ella quiera
o no mentir y dejar de hacer feliz a otra.
Pecado sería ser perfecto
y no disfrutar de todos los errores que nos ofrece la vida
temer al fracaso
no arriesgarse a vivir
o dejar pasar la oportunidad de amar
aunque no sea para siempre
y así sea de afán.
Pecado sería no saber decir que no
cuando todos dicen que sí
y no tienen ni idea de lo que están rebuznando.
Pecado sería si yo no salgo corriendo a buscarte
para decirte lo mucho que te amo
y lo feliz que sería de estar siempre a tu lado.

El enamorado


Quisiera saber de mí.
Conocerme una vez más.
No dejar escapar ni el más ligero
aliento de mi boca.
Aprenderme de memoria.
Describirme con tus manos.
Llegar a mí desde la distancia.
No olvidarme.
Quisiera ser ese otro que también soy
pero tuyo
o mío
a pesar tuyo, a pesar mío.
Quisiera ser oidor de mis palabras,
intérprete de mis gestos,
inventor mío,
descubridor mío,
conquistador conquistado,
atado a mi libertad.
Quisiera ser libre para ser tuyo
y morir de amor
para resucitar enamorado,
eterno, efímero,
indivisible, individual y complementario.
Amarte cada día, a cada instante,
de los pies a la cabeza.
Volando a ti siempre.
En la hierba, bajo el cielo,
en el mar,
solos tú y yo.
Sabios, al fin...